Mucho se está hablando últimamente de los beneficios de no utilizar jabón. En la actualidad, los expertos están empezando a examinar esta cuestión más de cerca. Al parecer, los jabones están diseñados para desagregar aceites y grasas. Cuando estamos realmente sucios esto es esencial para poder deshacernos de la suciedad, pero, ¿qué pasa si no estamos tan sucios? Ocurre entonces que el jabón elimina nuestros aceites corporales naturales y las secreciones sebáceas que emanan a través de los poros de la piel. Y, el problema, es que esas secreciones sebáceas ayudan a hidratar la piel y a mantener el pH correcto, además de mantener un microbioma complejo (un mundo de bacterias en miniatura y de múltiples especies) en nuestra piel que los expertos apenas están empezando a comprender.

Tener el pH de la piel desequilibrado puede causar inflamación y sequedad, y aunque aprendemos más sobre el microbioma de la piel todo el tiempo, profesores como el doctor Jack Gilbert dicen que eliminarlo puede influir también en las respuestas inmunitarias y la inflamación. “Enfermedades como la psoriasis a menudo se asocian con una alteración de estas propiedades de la piel y del microbioma”, según Jack Gilbert, un renombrado profesor de ecología microbiana de la Universidad de California y coautor del libro “Dirt Is Good: The Advantage of Germs for Your Child’s Developing Immune System”

James Hamblin, médico y autor de “Clean: The New Science of Skin” dice que realmente no sabíamos cuánto estaba pasando en nuestra propia piel hasta hace unos 10 años. Todo eso está comenzando a cambiar ahora que la secuenciación genómica permite a los científicos ver el panorama más amplio con respecto a todo el bioma y cuántas bacterias hay realmente allí.

Según estos autores, mantener el microbioma de la piel balanceado también previene la aparición de eccemas y acné cutáneos. “La idea es que, si dejas de destruir esos microbios o de cambiar constantemente su hábitat, consigues que alcancen una especie de estado estable, más similar a los microbios intestinales”, dice Hamblin, y entonces el microbioma se vuelve más equilibrado.

El problema con el jabón, entonces, es que básicamente destruye este microbioma natural de la piel. La piel queda seca, estéril y temporalmente sin vida después de una aplicación decente de jabón. Dicho esto, tanto Hamblin como Gilbert quieren enfatizar que todavía usan jabón para lavarse las manos, especialmente en estos días de la pandemia. Lógicamente, cuando la piel está sucia o corre peligro de infecciones, es necesario lavarla bien.

Pero, ¿es posible hacerlo con jabones más suaves, como los conocidos “jabones sin jabón”, que últimamente están empezando a propagarse por todas partes?

 

1496241384 646 1

 

Y si bien es cierto que tras todas estas nuevas informaciones de los científicos y expertos, algunas personas con pieles atópicas o afectadas de dermatitis prefieren ducharse sólo con agua, esto, a largo plazo, es un poco contraproducente porque, ¿cómo podríamos evitar utilizar algo de jabón para lavarnos las manos cuando tocamos algo muy sucio o, por ejemplo, cuando usamos el retrete?; ¿o cómo podríamos evitar utilizar algo de champú en nuestro cabello para que no presente ese aspecto sucio y grasiento que concurre cuando hace algunos días que no hemos podido lavarlo?; ¿o cómo podríamos evitar lavarnos las axilas o nuestras partes para evitar malos olores cuando venimos del gimnasio y hemos sudado abundantemente?…

Es por esta razón que queremos insistir en nuestro blog en la preparación de jabones naturales caseros, mucho más suaves que los jabones comerciales. O, también, los conocidos jabones de glicerina, menos alcalinos incluso que los jabones saponificados en frío, o la ya conocida “agua micelar” a base de tensioactivos suaves y naturales para lavar la piel del rostro.

La dermatóloga Dra. Laura Wheller suele aconsejar a sus pacientes que abandonen los jabones comerciales. Para ciertos pacientes, como los bebés, los ancianos y las personas con piel sensible, el jabón puede ser “extremadamente irritante”. Pero en lugar de renunciar al jabón por completo, recomienda alternativas sin jabón.

A diferencia del jabón comercial en barra, existen surfactantes más suaves que no contienen compuestos alcalinos fuertes, dice la Dr. Wheller. Los tensioactivos de estos productos “más suaves” se acercan más al pH natural de la piel (alrededor de 5,5). También es menos probable que contengan alérgenos o irritantes potenciales, con lo que resecan menos la piel. Si tenemos la piel sensible, según esta doctora, debemos evitar también las fragancias y los conservantes.

El Dr. Benjamin Barankin, dermatólogo de Toronto y director médico del Centro de Dermatología de Toronto, opina que el 80% de los gérmenes y bacterias que pueden causar olores se limpiarán por sí solos simplemente con agua. Sin embargo, dejar de usar jabón por completo sería una medida innecesariamente drástica puesto que existen numerosos jabones que contienen tensioactivos suaves y limpiadores (como el agua micelar) que pueden eliminar el riesgo de resecar la piel evitando además la probabilidad de desarrollar eczema.

La Dra. Clare Ballingall, presidenta del Real Colegio Australiano de Médicos Generales de Tasmania, opina que, si bien lavarse las manos con jabón es vital para prevenir la propagación de enfermedades, usar jabón en el resto de nuestro cuerpo tiene menos mérito. Si quitamos los aceites naturales de nuestra piel (y el “ecosistema increíble” que vive en ella), dejamos nuestra piel seca, irritada y vulnerable a las infecciones. Cuando se trata de “suciedad” (u otros contaminantes), la Dra. Ballingall reconoce que el jabón puede ser útil. Pero, agrega, la mayoría de las personas no se despiertan sucias, ni regresan sucias de sus trabajos de oficina. También es importante evitar enjabonar partes del cuerpo que no necesitan tanta atención. Por ejemplo, dice que los brazos y las piernas contienen poco aceite, por lo que no necesitan más que agua. En cambio, las ingles y las axilas contienen bacterias que pueden oler cuando las partículas del sudor se descomponen, así que, si vamos a usar jabón, esta doctora sugiere que nos concentremos en esas áreas.

 

LAS PROPUESTAS COMERCIALES ACTUALES

En la actualidad están apareciendo, por tanto, muchas propuestas de geles de ducha y champús biodegradables que no sólo son menos contaminantes de cara al medio ambiente sino también, como con todos los productos de higiene biodegradables ocurre, son más amables con el microbioma de nuestra piel.

 

 

FINBATHLAV5L large 1

 

Este gel de ducha, por ejemplo, es apto para todo tipo de pieles.

No contiene parabenos ni SLES y es totalmente biodegradable.

Tampoco contiene conservantes o colorantes artificiales, con lo que su pH es totalmente neutro.

 

fun ethic douchegel marin 1

 

Este otro, indica que su composición es de origen vegetal en un 99%, por lo que es además es totalmente biodegradable.

Como decíamos, estos nuevos jabones “sin jabón” no sólo son más amables con el medio ambiente sino también, en general, con nuestra piel pues está comprobado que todo lo que es dañino para el medio ambiente y la vida acuática lo es igualmente para nuestro organismo, y a la inversa.

 

NUESTRA PROPUESTA CASERA DE ACEITE DE BAÑO BIODEGRADABLE

Vamos a utilizar un macerado de vainilla en aceite de girasol que hemos elaborado previamente junto con un emulsionante ecológico y biodegradable como el Gelisucre.

Para elaborar este macerado de vainilla en aceite, simplemente, utilizamos una vaina de vainilla troceada para que las propiedades pasaran más fácilmente al aceite y la dejamos unas semanas macerando.

20201228 171500 resized 1

20201228 172019 resized 1

 

Podéis leer una explicación más detallada de cómo se elabora un macerado en este enlace:

https://naturamatters.com/language/es/2021/03/05/como-preparar-un-oleato/

 

 Ingredientes:

Macerado de vainilla 20 ml

Aceite vegetal de macadamia 60 ml (combinado con el macerado de vainilla se obtiene un resultado aromático muy agradable sin necesidad de añadir fragancias sintéticas)

Emulsionante ecológico Gelisucre 20 ml

Modo operatorio:

1 / Poner en un bol la fase A (macerado aceitoso de vainilla + aceite vegetal de macadamia).

2 / En otro bol poner la fase B (emulsionante geli-sucre).

3 / Agregaremos gradualmente la fase A a la fase B, mezclando vigorosamente entre cada adición con el mini-batidor. La mezcla empezará a gelificar y, entonces, ya podremos transferirla al envase que hayamos escogido.

 

Homemade Body Wah with Honey 683x1024 2

 

ESTABILIDAD DEL PRODUCTO: En condiciones normales, este aceite de ducha y baño se conserva durante un mínimo de tres meses, con lo cual, es muy probable que nos lo terminemos antes de que se pueda estropear y, de este modo, no es necesario que le añadamos conservantes.

SOBRE EL EMULSIONANTE GELISUCRE: El emulsionante Gelisucre, al igual que ocurre con otros emulsionantes de nueva generación como el polygliceril 4 caprate, tiene la capacidad de formar nuevas texturas de geles aceitosos enjuagables, que se emulsionan con el agua y los aceites para para formar leches y emulsiones cremosas muy suaves, así como aguas micelares y, en este caso, un aceite de baño. Este emulsionante es especialmente interesante para elaborar aceites de ducha que nutren la piel de manera natural pues se trata un emulsionante elaborado a partir de ingredientes ecológicos. Los aceites de baño elaborados con este emulsionante se aclaran perfectamente sin dejar un efecto graso y son muy suaves con la piel.

INCI del Gelisucre: Glicerina, aceite de Prunus Amygdalus Dulcis (almendra dulce), laurato de sacarosa, agua de fruta Citrus Aurantium Dulcis (naranja); * elaborado a partir de ingredientes ecológicos) …

 

VAMOS A VER LA COMPOSICIÓN DE UN ACEITE DE BAÑO COMERCIAL

En la línea de nuestro discurso, y “como no es oro todo lo que reluce” queremos mostraros la composición de un aceite de ducha comercial de los de antigua generación, es decir, de los “no biodegradables”.

ShotType1 328x328 1

 

INCI del aceite de baño de Nivea: Aqua, Glycerin, Triisostearin, Octocrylene, Isopropyl Stearate, Talc, Cetearyl Alcohol, Methylpropanediol, Hydrogenated Coco-Glycerides, Butyrospermum Parkii Butter, Glyceryl Stearate, Palmitic Acid, Stearic Acid, Panthenol, Butyl Methoxydibenzoylmethane, Dimethicone, Tocopheryl Acetate, Oleic Acid, Myristic Acid, Arachidic Acid, Sodium Carbomer, Xanthan Gum, Glyceryl Glucoside, Trisodium EDTA, Methylparaben, Phenoxyethanol, Benzyl Salicylate, Hexyl Cinnamal, Butylphenyl Methylpropional, Linalool, Benzyl Alcohol, Hydroxyisohexyl 3-Cyclohexene Carboxaldehyde, Citronellol, Geraniol, Alpha-Isomethyl Ionone, Limonene, Parfum, CI 77891, CI 77491, CI 77492

Y, aunque Nivea es una de las marcas comerciales (excluyendo, por supuesto, las marcas de cosmética natural como Weleda o Dra Hauschka) más confiables que existen, ¿no os parece que este aceite de baño Nivea podría prescindir de unos cuantos componentes? Además, cuenta con el temido conservante phenoxyetanol, que empieza a estar prohibido en las legislaciones de algunos países europeos, especialmente en su uso en los productos de higiene para bebés e infantes.

 

CÓMO ELABORAR ACEITE DE BAÑO NATURAL CON DOS INGREDIENTES

Tenemos otra propuesta para elaborar un aceite de ducha muy fácil y biodegradable con sólo dos ingredientes: un agente emoliente o suavizante de la piel (aceite vegetal) y un tensioactivo o surfactante con poder de limpieza (el aceite de ricino sulfatado).

Para elaborar este aceite de ducha, es importante que nos aseguremos de obtener un aceite de ricino sulfatado que sea natural y biodegradable.

En cualquier caso, esta es una propuesta muy interesante por la estabilidad de su formulación, que no requiere de ningún tipo de conservantes o agentes añadidos para mantenerse estable durante meses. Seguramente, nos acabaremos antes el aceite de ducha de que llegue a poder estropearse.

Como decíamos, el tensioactivo que utilizaremos para preparar este aceite de baño natural es el aceite de ricino sulfatado, que no hemos de confundir con el aceite de ricino vegetal. En inglés se denomina “Turkey red oil”. Se trata de un tensioactivo soluble en agua. Esta característica lo convierte en un ingrediente de preferencia a la hora de enriquecer fórmulas de gel de ducha y champús con aceite. También permite que los aceites esenciales y otros aceites vegetales se dispersen en agua; por tanto, es muy útil para formular aceites de baño. Y también suele utilizarse en la formulación de aguas micelares.

20210929 142602 1

 

EL PROCESO DE SULFATACIÓN

La sulfatación es el hecho de unir uno o más grupos “sulfato” en una molécula. El aceite de ricino está compuesto predominantemente por ácido ricinoleico y la estructura particular de este ácido graso permite una fácil “sulfatación” del aceite. El sulfato es un grupo aniónico hidrófilo (cargado negativamente) (que tiene buena afinidad por el agua); la sulfatación del aceite de ricino le dará, por tanto, una parte hidrófila que lo hace soluble en agua.

Un aceite es normalmente hidrofóbico y no se puede mezclar con agua. Por tanto, el aceite de ricino sulfatado tiene propiedades tensioactivas, es decir, tiene una cierta afinidad por el aceite y una buena afinidad por el agua.

El aceite de ricino sulfatado (Turkey oil) es un PEG que, sin embargo, se ha venido utilizando desde décadas sin problemas de toxicidad, al parecer.

https://www.ewg.org/skindeep/ingredients/706382-SULFATED_CASTOR_OIL-SULFATED_CASTOR_OIL-SULFATED_CASTOR_OIL-SULFATED_CASTOR_OIL-SULFATED_CASTOR_OIL-SULFATED_CASTOR_OIL-SULFATED_CASTOR_OIL-SULFATED_CASTOR_OIL-SULFATED_CASTOR_OIL/

Como agente emoliente utilizaremos aceites vegetales naturales ricos en propiedades y vitaminas para la piel. Nosotros hemos escogido el aceite de almendras y el de germen de trigo que, además, hace las veces de antioxidante por su alto contenido en vitamina E, pero vosotros podéis escoger los que sean más de vuestra preferencia.

 

Prepararemos nuestro aceite de baño con un máximo de un 20% de preparación aceitosa para un 80% de aceite de ricino sulfatado.

EJEMPLO DE ACEITE DE BAÑO

Surfactante de aceite de ricino sulfatado 80 ml

Aceite vegetal de almendras, por ejemplo, 10 ml

Aceite vegetal de germen de trigo, 10 ml, o unas gotitas de aceite de vitamina E para enriquecer la mezcla.

Unas gotitas de vuestro aceite esencial favorito. Nosotros hemos escogido el de Litsea Cubeba por su increíble aroma cítrico, ¡que es además muy relajante a la hora del baño!

Phonto 1

Modo operatorio:

Primero transferiremos todos los ingredientes a un frasco dosificador removiéndolos bien para que se integren.

En este punto podemos añadir las gotitas de aceite esencial, que siempre será opcional.

Ya podemos envasar y empezar a utilizarlo. ¡Así de fácil!

Modo de uso: Hay gente que añade una cucharada de este aceite en el chorrito de agua caliente de la bañera para darse un baño emoliente y reparador.

También es posible, con un dosificador adecuado, simplemente, utilizar unas gotitas en la ducha.

El aceite de almendras, combinado con el tensioactivo de aceite de ricino sulfatado, aporta suavidad a la piel. El aceite de germen de trigo, además de actuar como antioxidante de la mezcla, aporta vitamina E.

Este producto es muy estable y no necesita de conservantes. El añadido de aceites esenciales es siempre opcional y, en este caso, con la finalidad de aromatizar.

RECETA PARA LOCIÓN DE BAÑO CON ACEITES ESENCIALES

Estas lociones sin jabón son muy interesantes para las pieles más delicadas pues además de no ser irritantes, los aceites esenciales les aportan propiedades reparadoras.

Para preparar este tipo de lociones de baño y ducha, que también servirían como aguas micelares y lociones desmaquillantes caseras, se utiliza un agente emulsionante que combina los aceites esenciales con los aceites vegetales en el agua de baño.

Dependiendo de dónde compremos este agente emulsionante, tendrá un nombre u otro. Por ejemplo, en la tienda AROMA-ZONE le llaman Solubol, aunque también es posible (respetando las dosis prescritas para cada emulsionante) utilizar aceite de ricino sulfatado, emulsionante Gelisucre o, incluso, Cera Bellina…

 

O041883 Soin apres soleil calendula web 1

UN EJEMPLO DE FORMULACIÓN DE BAÑO CON ACEITES ESENCIALES

Normalmente, para una cantidad de unos 25 ml de aceite de baño, se dedican 20 ml de aceite vegetal y 5 ml de emulsionante:

Composición para 25 ml de aceite de baño:

20ml de aceite vegetal de hueso de albaricoque, por ejemplo.

5ml de emulsionante de baño tipo Solubol

Entre 12- 15 gotas de una combinación de aceites esenciales según el resultado terapéutico que queramos obtener.

*Nosotros, por ejemplo, como queríamos una combinación de aceites para “un baño de pies caliente”, hemos utilizado:

6 gotas de AE de jengibre

3 gotas de AE de anís y

3 gotas de AE de incienso

homemade body wash 1

 

UNA RECETA DE ACEITE DE BAÑO CON CERA BELLINA COMO AGENTE EMULSIONANTE

Ingredientes:

Cera bellina 3 g

Glicerina vegetal 42 ml

Aceite de coco fraccionado 5 ml

Aceite esencial de romero, por ejemplo, 30 gotas

Unas gotas de vitamina E antioxidante

Modo operatorio:

Derretimos la cera bellina y la glicerina al baño maría a fuego lento y retiramos del fuego.

Agregamos el resto de ingredientes, mezclando bien entre cada adición.

Si sumergimos la mezcla en un baño de agua fría (en un recipiente aparte) y batimos bien, la preparación se volverá turbia y espesa.

 

Todas estas propuestas constituyen aceites de baño de lujo. Esperamos que os gusten:)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.