LOS EFECTOS SECUNDARIOS SON BAJOS Y EL COSTO ES GRATUITO!
pexels samuel silitonga 694587pexels samuel silitonga 694587 1024x1024 1

En línea con el tipo de información sobre salud natural que queremos publicar en este blog, hemos tomado prestado un artículo del kinesiólogo David Liira que aparece en su blog https://www.davidliira.com

Buscad «Píldoras antienvejecimiento» en Internet. Descubriréis rápidamente que la píldora que podría cambiar el futuro del envejecimiento está «a la vuelta de la esquina». Si bien está claro que la legitimidad de estos medicamentos está seriamente cuestionada, ese no es el punto aquí. Lo que deberíamos estar cuestionando es por qué este mercado se ha vuelto tan grande en primer lugar.

Las personas anhelan soluciones para un envejecimiento saludable, pero ¿están buscando en los lugares correctos?

En el siglo XXI, es de dominio común que correr puede mejorar la salud y el bienestar general. Sin embargo, lo que está menos asociado con el ejercicio aeróbico es su papel destacado en numerosos aspectos del envejecimiento saludable. Otras modalidades, como los productos farmacéuticos y de belleza, se priorizan con frecuencia en este campo, a pesar de sus alarmantes efectos secundarios y su elevado precio.

No es ningún secreto que somos una sociedad dependiente de las pastillas. En Estados Unidos, el adulto mayor promedio toma cuatro medicamentos al día. Esto se ha incrementado más del doble desde 1988. Una de las principales razones de esta tendencia tiene que ver con el aumento de las enfermedades crónicas entre los adultos mayores.

Exponemos algunos hechos alarmantes del Consejo Nacional sobre el Envejecimiento:

Aproximadamente el 80% de los adultos mayores tiene al menos una enfermedad crónica y el 77% tiene al menos dos. Cuatro enfermedades crónicas (enfermedades cardíacas, cáncer, derrames cerebrales y diabetes) causan casi dos tercios de todas las muertes cada año.

Y lo peor de todo …

Las enfermedades crónicas representan el 75% del dinero que nuestra nación gasta en atención médica, sin embargo, solo el 1% del dinero destinado a la salud se gasta en esfuerzos públicos para mejorar la salud en general.

Nuestro enfoque del envejecimiento saludable es completamente erróneo. Estamos tratando de combatir las malas elecciones de estilo de vida con pastillas y tratamientos en lugar de educar a los adultos (y a los jóvenes) sobre la prevención primaria.

El ejercicio debería ser el elemento fundamental para comenzar a escalar ese muro, sin embargo, todavía está muy infrautilizado como modalidad de atención médica. La actividad aeróbica va mucho más allá de la prevención»antienvejecimiento», el ejercicio además permite a una persona mejorar una gran cantidad de indicadores de salud, desde el control de la insulina hasta la regulación emocional.


1) Previene las enfermedades crónicas.

Las enfermedades crónicas como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes tipo 2 y el cáncer son las principales causas de muerte en la sociedad occidentalizada. Afortunadamente, el ejercicio puede desempeñar un papel tanto de prevención como de recuperación en estas áreas.

En primer lugar, la actividad aeróbica ayuda a fortalecer la inmunidad. Bogdanis y col. comprobaron que aquellos que están en un estado físico «óptimo» demuestran niveles más bajos de inflamación y responden mejor a la infección. Esto se debe al papel del ejercicio en el impulso de la primera y segunda línea de defensa.

El ejercicio mejora la actividad antipatógena de los macrófagos tisulares en paralelo con una mayor recirculación de inmunoglobulinas, citocinas antiinflamatorias, neutrófilos, células NK, células T citotóxicas y células B inmaduras. – Nieman y Wentz

La actividad aeróbica también mejorará el control de la insulina, reducirá el riesgo de diabetes y mejorará los resultados clínicos de las personas ya diagnosticadas. Esto es beneficioso para todos, ya que la diabetes se asocia con un 65% más de riesgo de desarrollar demencia.

Desde un punto de vista cardiovascular, el ejercicio reducirá en gran medida la prevalencia de enfermedades cardíacas. Puede reducir el peso corporal, la presión arterial y el colesterol malo (LDL), a la vez que aumenta el colesterol bueno (HDL) y la sensibilidad a la insulina. La actividad aeróbica también puede estimular la proteína de señalización VEGF, creando nuevos vasos sanguíneos que reducirán aún más el riesgo de enfermedad.

El ejercicio puede ser un método de prevención primaria eficaz para las personas sanas y un método de prevención terciario potente para las personas con enfermedades crónicas.


2) Mantiene las actividades de la vida diaria (AVD).

Lograr la actividad funcional es una parte esencial para mantenerse independiente en la vejez. La dependencia de otros para completar las actividades diarias es un factor de riesgo enorme de cara al ingreso en un hogar de ancianos a largo plazo, lo que lleva a una espiral de comportamiento sedentario y la adquisición de enfermedades.

Al participar en una actividad aeróbica constante, los adultos mayores pueden mejorar la resistencia y el vigor cardiopulmonar, preservando su capacidad para caminar a la tienda de comestibles o jugar con los nietos. Otros beneficios incluyen un rango de movimiento más saludable, mantenimiento de la densidad mineral ósea y equilibrio corporal.

Esto también va más allá de la capacidad de completar las tareas diarias. Un vínculo importante con el comportamiento sedentario y las enfermedades entre los ancianos es la apatía. En la jubilación, los adultos mayores naturalmente comenzarán a moverse menos debido a la menor responsabilidad y estructura en la vida. La actividad física puede formar una rutina diaria y una salida social para mejorar estos problemas.

3) Mejora la salud mental y la agudeza.

Muchos adultos mayores reportan sentimientos de soledad y depresión debido a ajustes a nuevas situaciones de vida y mala salud. La actividad física puede ser una solución poderosa a la hora de incrementar los niveles de dopamina, lo que a su vez aumenta los sistemas de recompensa y motivación, devolviendo el propósito y el entusiasmo a la vida. Además, el ejercicio aumenta la circulación sanguínea en el cerebro, mejora la función del eje HPA (vía del estrés) y calma la amígdala, el centro del miedo del cerebro.

«El ejercicio es mejor que el fármaco antidepresivo Zoloft para evitar que las personas recaigan en la depresión». – John Ratey, doctor en medicina

Además, se ha demostrado que las «sustancias químicas del cerebro feliz», como la serotonina, la dopamina y la oxitocina, aumentan después de una serie de actividad física. Esto mejorará la regulación emocional y mejorará el bienestar.

El ejercicio también hace que los adultos mayores sean más inteligentes. La actividad de moderada a vigorosa aumenta la liberación del factor neurotrófico derivado del cerebro. El BDNF no solo ayuda a las neuronas a madurar y sobrevivir, sino que tiene un papel principal en la neuroplasticidad y la mejora del aprendizaje y la memoria.

Hay pocos rincones del cuerpo humano a los que el ejercicio no puede ayudar. Debido a la abrumadora evidencia de su papel clave en el mantenimiento de la salud con el envejecimiento, debería ser el «medicamento» número uno prescrito en todos los hospitales, clínicas y gimnasios.

Hemos sido programados culturalmente para buscar pastillas y tratamiento. Con las estadísticas que se disparan en torno a la prevalencia de enfermedades crónicas y los costos de la atención médica, es hora de cuestionar la eficacia de nuestro modelo de salud actual.

El ejercicio aeróbico (de cualquier tipo) es el ingrediente clave para construir una cultura de prevención primaria. Para lograr longevidad y bienestar en los últimos años de vida. Combínenlo con una nutrición adecuada, higiene del sueño y atención consciente, y podrán comenzar a liberarse del sistema de dependencia médica y fomentar un entorno de vida activa y saludable.

El ejercicio es una medicina, amigos.

Esta es una copia de un artículo de David Liira, kinesiólogo de la Columbia Británica. También tiene un blog sobre temas de salud: https://www.davidliira.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *