La traducción literal del término Ayurveda significa «ciencia de la vida». Esta “filosofía de vida” no se ocupa del cuerpo físico exclusivamente, sino que también incluye su psicología y su espiritualidad. El ayurveda abarca aspectos como la meditación, la alimentación, el ejercicio físico, los horarios y hábitos de vida…

 

Se trata pues de una concepción holística de la vida que aborda todos sus aspectos. Según esta filosofía, la enfermedad es el resultado de los desequilibrios e impurezas que el cuerpo acumula en el día a día. La especialidad de la ciencia del Ayurveda es prevenir estos desequilibrios antes de que la enfermedad aparezca y eliminarlos enseñando a la persona cómo vivir una vida sana y equilibrada.

Esta filosofía, que tiene más de 5.000 años de antigüedad, defiende que existen tres elementos que constituyen el ser y que se combinan en cada persona, lo que hace de cada uno de nosotros un ser único y especial que necesita tratamientos curativos individualizados.

El Ayurveda incluye diferentes formas de sanar y una de las más extendidas son los masajes ayurvédicos. Adaptando el masaje a las necesidades de cada persona conseguimos que el tratamiento sea un éxito. Nuestro cuerpo notará el cambio y reaccionará, sentiremos que estamos cuidándonos, nutriendo nuestros tejidos, limpiándonos por dentro y por fuera, mimándonos con estas agradables terapias, desintoxicándonos…

Junto a estas terapias, una buena alimentación y la realización de unas rutinas diarias (muy sencillas pero muy efectivas), podremos conseguir el equilibrio de los tres doshas (o energías): VATA, PITTA Y KAPHA.

Los doshas son atributos vitales y hoy en día así definimos a los tres biotipos de personas: VATA (aire) representa la energía en movimiento, PITTA (fuego) es la transformación y los cambios y KAPHA (tierra y agua), es un elemento cohesionador. Normalmente, todas las personas se pueden encuadrar dentro de una u otra combinación de estos tres doshas.

Los doshas, al igual que los diferentes biotipos de cada persona, están constantemente buscando un estado natural de equilibrio. Según esta disciplina, nuestros cuerpos, al igual que todo en la naturaleza, están en constante búsqueda de encontrar un equilibrio entre lo ácido y lo alcalino, entre lo caliente y lo frío, entre lo seco y lo húmedo. Ninguno de estos atributos es mejor que otro, simplemente tienen que estar equilibrados.

Por ejemplo, un exceso de calor en el cuerpo (PITTA dosha) puede producir reflujo gástrico, exceso de sudoración o rabia (que sería un exceso de KAPHA dosha en nuestro cuerpo), pero por otro lado un exceso de frío se manifestaría como estreñimiento, piel seca o nerviosismo (causados por el exceso de VATA dosha).

Necesitamos de todo un poco, frío, calor, sequedad, humedad, etc. Pero lo necesitamos en su justo equilibrio.

 

LOS TRES DOSHAS O BIOTIPOS PRINCIPALES SEGÚN EL AYURVEDA

La mayoría de nosotros solemos tener una constitución fruto de la combinación de estas tres energías en mayor o menor medida. Teniendo presente que las energías o constituciones puras no existen, pasamos a detallar las características del predominio de una energía u otra.

 

 

Las personas cuya energía dominante es la de VATA (o aire), suelen ser personas gobernadas por el cambio y la inestabilidad, pero muy creativas y enérgicas. Independientemente de su estatura, suelen ser personas de constitución delgada y piel seca y fría.

Cuando su energía está equilibrada, pueden ser extremadamente creativos, enérgicos y llenos de entusiasmo y, por supuesto, muy comunicativos. Un desequilibrio en la energía Vata hace que su sistema inmunológico se debilite y que pierdan peso y tengan problemas nerviosos. En ese caso, puede que se confundan o abrumen fácilmente y que tengan trastornos del sueño. El elemento Vata puede ser fácilmente desequilibrado por emociones como el miedo, la ansiedad y la preocupación.

Equilibrar su energía, constitución (o dosha) supone que logren dormir lo suficiente, que puedan seguir rutinas estables, que eviten el frío y los climas fríos y que no se precipiten en sus contactos y se relacionen con personas cálidas y tranquilas.

Los tratamientos ayurvédicos a nivel físico incluirán terapias de naturaleza opuesta a la tendencia básica de Vata. Así, una persona Vata, tendrá los problemas de piel más habituales del elemento aire, como son la sequedad y la apariencia de una piel áspera. Cualquier alimento jugoso será ideal para una piel Vata. Las cremas y tratamientos para este dosha deberán contener este tipo de ingredientes jugosos que aporten una textura aceitosa y compacta para combatir la sequedad de la piel.

La terapia Vata incluirá aceites tibios, nutrición abundante, y humedad. La dieta debe contener leche tibia y arroz y verduras cocidas. Se debe consumir jengibre y Ashwagandha para aumentar la temperatura interna del cuerpo. Las otras partes de la terapia incluyen terapia aromática y del color con yoga y desintoxicación. En este caso se realizan masajes con aceites calientes.

Aceites esenciales sugeridos para tratar a Vata son: Albahaca, Canela, Incienso, Jengibre, Naranjas dulces

Aceites vegetales sugeridos para tratar a Vata son: Almendra, Cártamo, Coco, Sésamo, Ricino

Extractos herbales sugeridos para tratar a Vata son: Brahmi, Corteza de naranja, Pétalos de rosa, Flor de hibisco

 

 

Las personas cuya energía dominante es la de PITTA (fuego) son personas ordenadas y muy prácticas, valientes y competitivas, pero sobre todo muy pasionales. El equilibrio de su energía se ve perturbado por emociones como la ira, los celos y el resentimiento.

Suelen tener una estatura media y masa corporal también media, es decir, no suelen estar excesivamente gordos o tampoco excesivamente delgados. Suelen tener lo que se denomina un porte atlético. Las personas con una energía Pitta dominante son personas centradas y valientes que creen en la comunicación directa. Sin embargo, cuando se producen desequilibrios, son propensos a sufrir infecciones y problemas estomacales.

Para equilibrar su energía se les recomienda que lleven una dieta equilibrada e intenten mantenerse frescos y despejados. Evitar los climas excesivamente cálidos les favorece, y también todo aquello que fomenta la calma de espíritu y la serenidad de mente. Para ello, las disciplinas como el yoga o la meditación son especialmente adecuadas.

A nivel físico, el equilibrio de Pitta lo aportan terapias que incluyen frescor, sequedad y una dieta pesada. La fuerza y la presencia del elemento fuego hace que las pieles Pitta sean más sensibles y susceptibles al estrés, provocando urticarias que se combatirán más fácilmente con alimentos refrescantes.

El hinojo es una especia fresca que debe incluirse en su dieta, también las legumbres. El exceso de elemento fuego debe controlarse con la ayuda de hierbas como la raíz de diente de león. Los aromas, el color y el masaje incluirán frescor y aceites mentolados en el caso de las personas dominantes de Pitta.

Aceites esenciales sugeridos para tratar a Pitta son: Patchouli, Rosa de damasco, Ylang-Ylang

Aceites vegetales sugeridos para tratar a Pitta son: Almendra, Albaricoque, Coco

Extractos herbales sugeridos para tratar a Pitta son: Brahmi, Pétalos de rosa…

 

Las personas de energía KAPHA (agua+tierra) suelen ser personas tranquilas y estables, reacias a los cambios.

Kapha es fresco, húmedo y estable. Las personas con esta energía dominante tendrán huesos pesados, piel flexible y cuerpo grande y robusto. La naturaleza de esta gente es tranquila. Los desequilibrios les causan aumento de peso y debilitamiento de los pulmones, así como problemas de los senos nasales. La incapacidad para procesar el azúcar les conduce a la diabetes, que también es más común en este tipo de personas. Cuando se desequilibran pueden caer en la depresión y coger peso con facilidad.

Se les recomienda que practiquen ejercicio de forma continua y que se rodeen de personas muy activas para no caer en la pasividad.

A nivel físico, se busca la cualidad opuesta de ligereza, sequedad y calidez para equilibrarles. La terapia para lograrlo incluye muchas verduras. Kapha responderá mejor a alimentos secos y de textura áspera. La ingesta de carbohidratos debe ser la mínima para evitar el aumento de peso. Las hierbas como el guggul y el clavo son muy efectivas.

Aceites esenciales sugeridos para tratar a Kapha son: Cúrcuma, Jengibre, Menta piperita, Patchouli, Pimienta negra

Aceites vegetales sugeridos para tratar a Kapha son: Cártamo, Jojoba, Neem, Pepitas de Uva

Extractos herbales sugeridos para tratar a Kapha son: Ashwagandha, Corteza de naranja, Ortiga molida

 

 

 

EL DESEQUILIBRIO DE LOS DOSHAS

El desequilibrio de los doshas puede causar problemas tanto a nivel físico como mental, por ello es importante mantener el equilibrio. En este sentido, el Ayurveda recomienda evitar los factores que agraven el dosha dominante y optar por otros que lo calmen.

En el nivel más básico, Pitta es el metabolismo, Kapha es la estructura del cuerpo y Vata es la movilidad que mantiene vivo el cuerpo. Sin embargo, las tres energías son necesarias para la existencia sana de los seres humanos.

Imagina que eres una persona de constitución Vâta. Esto significa que tienes tendencia a tener una piel seca. Una dieta demasiado ligera e irregular o un ambiente inestable puede acentuar el problema y dar lugar a una mayor sequedad, aparición de eczemas, arrugas… Por el contrario, cuando tu energía está en equilibrio la piel respira radiante, limpia y saludable.

 

¿QUÉ DESEQUILIBRA A CADA BIOTIPO?

Cada biotipo se desequilibra por diferentes factores como antes hemos aclarado. Pero, en líneas generales, podemos decir que, aparte de factores físicos y ambientales como una dieta inadecuada o la polución e ingesta de tóxicos a través de la piel y el aire, (para evitar esto la cosmética natural es muy importante, así como evitar los alimentos procesados en nuestra dieta y los disruptores endocrinos); los factores de origen emocional son muy importantes.

VATA, por ejemplo, se desequilibraría por las emociones de miedo. Las personas de Vata suelen tener miedos que les producen angustia y confusión extrema y esto acaba generándoles un estrés acumulado que desequilibra su constitución causándoles, con frecuencia, nerviosismo e insomnio.

A PITTA le desequilibran las emociones de rabia, celos, impotencia, etc… pues las personas de Pitta tienen un carácter más bien visceral. Y en el caso de Pitta este desequilibrio se hace muy patente a través de su piel.

KAPHA se desequilibra cuando el ritmo de vida es excesivamente acelerado y no puede cumplir con todas sus obligaciones a su ritmo, que suele ser más lento que el de Vata o Pitta. Esto le genera estrés y angustia y descompensa su metabolismo.

Si nos sentimos “en desequilibrio” y nos vemos reflejados a través de alguna de estas constituciones, tal vez podamos leer sobre el Ayurveda en mayor profundidad, o incluso consultar a un médico ayurvédico pues los diferentes aspectos y hábitos de vida como una dieta equilibrada, la aromaterapia, el masaje, la meditación o el yoga pueden ayudarnos reequilibrar los doshas y a mantener la armonía general de nuestro cuerpo y de nuestra mente.

Un médico ayurvédico examina todos estos componentes físicos, emocionales y espirituales de la personalidad y una vez identificada la naturaleza y los problemas de una persona, diseña un tratamiento especializado. Esto incluirá dieta, tratamiento a base de hierbas, aromaterapia, cromoterapia, masajes, yoga y meditación.

 

PARA SABER MÁS, podemos acceder a diferentes lecturas sobre medicina ayurvédica:

Ayurveda Practico: Todo cuanto necesitas saber para armonizar tu salud y tu vida, Centro de Yoga Sivananda Vedanta.

Ayurveda: Descubriendo los secretos de la curación hindú a través de la dieta del Ayurveda, el yoga, la aromaterapia y la meditación, de Kimberly Moon (también en inglés)

Ayurveda: La ciencia de curarse uno mismo, de Dr. Vasant Lad (también en inglés)

PODCASTS en la página de www.espiritualveda.com

Y también sobre tóxicos en la dieta y disruptores endocrinos:

Libérate de tóxicos. Guía para evitar los diruptores endocrinos, del profesor Nicolás Olea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *