Saber esto es muy interesante pues, en muchas formulaciones cosméticas para champús, jabones, cremas, etc. es mucho mejor si disponemos de las hierbas en polvo para lograr una mejor integración de los componentes de nuestra receta.

Y no sólo para aportar propiedades a nuestras recetas, sino que también es posible aportarles color a nuestros jabones naturales, sales de baño y demás preparados.

Existen varios métodos, y elegiremos uno u otro dependiendo de dónde vivamos y de las posibilidades que tengamos a nuestro alcance.

En muchos casos, y si tenemos la suerte de vivir en un lugar cálido y soleado, podremos utilizar el método solar.

Método de deshidratación solar: Este método consiste sencillamente en poner los trocitos de hierbas o cortezas en un paño o papel de cocina absorbente al sol durante unos días y darles la vuelta de vez en cuando.

Funciona con muchas hierbas frescas, incluso con algunas frutas, tomates, uvas, etc… Con los tomates y albaricoques se suelen hacer ristras para facilitar su secado al sol.

Método de deshidratación con deshidratador eléctrico: Este método tal vez sea más apropiado si vivimos en un lugar frío y con poco sol. Es posible con un deshidratador convertir fácilmente los vegetales deshidratados en polvo para dar sabor a sopas, guisos y salsas. Cortaremos en rebanadas delgadas la cebolla, ajo, zanahoria, apio, espinaca o chile pimiento y luego los deshidrataremos. Nuestras hierbas y vegetales saldrán de la máquina completamente secos y deshidratados con lo cual será muy fácil pulverizarlos con un molinillo para café o una batidora de alta velocidad. Este polvo puede durar más de un año si está correctamente deshidratado y almacenado.

 

Vamos a ver un ejemplo para preparar polvo de cúrcuma, que es muy útil para un montón de recetas, entre ellas pasta dental blanqueadora. Y también para colorear nuestros jabones y preparaciones de un bonito color anaranjado. Si preparamos arroces, es el mejor sustituto del azafrán natural para dar a nuestros platos un poco de color.

Con el uso de unos guantes, pelaremos cada raíz y a continuación la cortaremos en rodajas finas que colocaremos en el deshidratador.Seguiremos las indicaciones de nuestro aparato en cuanto a temperatura y tiempo. Normalmente, con la cúrcuma en rodajas, unos 50ºC de temperatura serán necesarios durante un periodo de entre 24 y 48 horas. A continuación, podremos simplemente molerla con la ayuda de un molinillo de café.

Con un horno de cocina: También es posible, aunque, lógicamente, no es tan ideal como el deshidratador. Personalmente, opino que si vivís en un lugar frío como yo funciona mucho mejor poner las hierbas o cortezas en una caja de cartón cerca de la calefacción. Sobre todo, si es calefacción central de gas porque esa tiende a resecar el ambiente y se consiguen resultados en unos pocos días.

Si optáis por el horno: Esparcid los vegetales sobre rejillas separados 8 cm entre sí por lo menos. En los hornos eléctricos, poned la temperatura a 70 grados y abrid la puerta unos 4 cm. En los hornos de gas, abrid la puerta 2 cm. Dependiendo del contenido de humedad del vegetal, el tiempo de deshidratación será de entre 4 y 12 horas. Además, aseguraos de rotar las rejillas cada hora aproximadamente.

POLVO DE CORTEZA DE NARANJA

Nosotros hemos preparado nuestro polvo de corteza de naranja por el método de secado con calefacción y ha funcionado perfectamente.

Este método es tan sencillo como no desechar las pieles y las cortezas de las naranjas que comemos habitualmente para reciclarlas en un papel absorbente que hemos dejado durante unos diez días cerca de la calefacción dándoles la vuelta de vez en cuando.

Y por último hemos utilizado un molinillo de café para convertir nuestras cortezas en polvo. Este ya podemos utilizarlo directamente agregado en nuestras preparaciones cosméticas. Por ejemplo, para elaborar jabón natural con corteza de naranja.

POLVO DE CORTEZA DE LIMÓN:

Seguiríamos exactamente el mismo procedimiento. Si es posible, y estamos en verano o vivimos en lugar soleado, nos decantaremos por el método natural de secado al sol. La energía del sol es un aporte extra de propiedades.


El limón es muy útil en las preparaciones de cosmética natural. El limón es un gran blanqueante, desinfectante y ayuda a disminuir la secreción de grasa de la piel.

Por ello se utiliza en preparaciones faciales. Por ejemplo, para preparar un tónico facial gracias a sus propiedades astringentes y de reducción del sebo. Es muy eficaz para combatir el acné y las manchas de la piel. Podéis aplicar directamente el zumo de limón con un algodón o restregar la corteza con cuidado de no tocar los ojos sobre las manchas del rostro y el limón contribuirá a su progresivo aclaramiento.

También es interesante incluirlo en un bálsamo para pies pues el limón suaviza la piel y calma los pies cansados.

 

TÉ VERDE EN POLVO (TÉ MATCHA):

Deberéis secar las hojas inmediatamente después de cosecharlas. Esparcid las hojas, flores o raíces en una malla o en una bandeja para que así haya mucha circulación de aire. Aseguraos de que las hojas no queden demasiado juntas porque pueden enmohecerse. Las más largas o las que están en racimo pueden ser cortadas y atadas en ramos, cubiertas con una bolsa de papel, después se cuelgan boca abajo para que escurran mejor el agua y se sequen más fácilmente. Colocadlas en un lugar ventilado.

Las propiedades del té verde para la piel y los tejidos internos son innumerables. El té verde se ingiere por sus beneficios antioxidantes, y también se utiliza en mascarillas faciales y preparaciones cosméticas para tratar las pieles maduras por la misma razón.

El té verde Matcha (té en polvo) contiene 137 antioxidantes más que el té verde normal y hasta 5 veces más de L-teanina, un aminoácido con efectos psicoactivos que estimula la mente, alivia el estrés corporal y reduce la presión arterial. Y además es rico en vitamina C, magnesio, cromo, vitamina K, zinc, selenio, clorofila y flúor natural. De hecho, es una de las mejores fuentes de flúor natural (biodisponible) y es sabido que los asiáticos que lo consumen a diario suelen tener una menor incidencia de caries.

Como ya comenté en otro artículo, ocurre todo lo contrario con los colutorios, aguas y pastas dentífricas a las que se añade flúor sintético pues este tipo de flúor resulta tóxico para el organismo. Las sales de fluoruro de sodio, que es el compuesto inorgánico (es decir, de síntesis) más utilizado en las pastas dentífricas también se utiliza contra las plagas de insectos y de ratas.

Con respecto a la piel:

-Aparte de sus propiedades antioxidantes, es interesante agregar té verde en polvo a nuestras preparaciones cosméticas porque contribuye a la síntesis de colágeno natural que es lo que mantiene nuestra piel firme con el paso de los años, es decir, es un buen reafirmante de los tejidos cutáneos.

-Por otra parte, las pieles grasas pueden beneficiarse en mayor medida de las propiedades astringentes del té verde, que disminuyen los poros y reducen la producción de sebo (el sebo es el aceite natural de la piel). Aplicado tópicamente, en forma por ejemplo de mascarilla facial con un poco de arcilla verde depurativa (bentonita) esto se traduce en una reducción de casi el 60% en las marcas de acné sin necesidad de utilizar otros productos más agresivos.

-Incorporado a los dentífricos naturales les aporta pues propiedades anti caries.

-Y también resulta muy adecuado incorporado a una receta de desodorante natural, pues, por su capacidad astringente, regula el exceso de sudoración, y por sus capacidades antibacterianas y antiinflamatorias, previene el olor corporal sin irritar la piel como ocurre con otras sustancias.

En fin, esperamos que todas estas informaciones os hayan convencido de lo interesante que es reutilizar las cortezas de naranjas y limones (en un próximo post hablaremos del reciclado de los posos de café) y de lo útil que es secar algunas hierbas que todos tenemos en casa para agregarlas a nuestras preparaciones.

Si os ha gustado, dejadnos vuestros comentarios y dadle a la campanita para recibir nuestras notificaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *