Si probáis esta crema os encantará la fluidez de su textura y su capacidad de hidratación.

INGREDIENTES:

¼ de taza de aceite de almendras

2 cucharadas de gel de aloe vera

5 grs de cera de abejas

1 cápsula de vitamina E

PROCEDIMIENTO:

Preparamos y pesamos los ingredientes que vamos a necesitar.

Previamente fundimos la cera al baño maría. Con el fuego apagado, pero aún caliente añadiremos el aceite de almendras y la cápsula de vitamina E revolviendo muy bien.

Sin dejar de remover, añadiremos el gel de aloe y, en último lugar, unas gotas de conservante (ESP o Leucidal), si es necesario, y también unas gotas de un aceite esencial de nuestra elección como los de lavanda, ylang ylang, geranio, o jazmín, si su aroma intenso no nos molesta.

Este será el aspecto final de nuestra crema que procederemos a envasar en un recipiente de vidrio para que conserve mejor sus propiedades.

Dependiendo de nuestro tipo de piel o del problema que queramos tratar, unos aceites nos favorecerán más que otros. Quizás hablaremos de esto en una próxima entrada.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *